Mis fotografías pictóricas aterrizan en Barajas a partir del 1 de febrero






La exposición que tuve el placer de presentar en 2014 en el Centro Cultural de Hortaleza, aterriza el próximo día 1 de febrero en mi querido Centro Cultural Villa de Barajas para todos aquellos que os quedasteis con las ganas en aquella ocasión, y también para los vecinos del distrito así como todos los que quieran venir a saludarme.

Las fotografías son un recorrido por estos últimos años, que me han ido llevando hacia un enfoque muy pictórico, ya sea a través de referencias artísticas o simplemente por cuestiones estéticas afines a la pintura. No miento cuando digo que no hay un discurso detrás mas allá de hacer lo que me gusta, sin buscarle tres pies al gato ni inventar palabras que no existen para unas imágenes que fueron realizadas para su disfrute, quizá para trasportar la imaginación a otros lugares, quizá para reconocerlos, quizá para descubrirlos, pero siempre desde un sentimiento muy blanco, muy inocente.

La inauguración será el mismo 1 de febrero a partir de las 19h. Espero con los brazos abiertos a todos los que, aunque sea lunes, puedan acercarse y charlar un ratito. ¡Nos vemos!

Ahhh, y no olvidéis tuitear con #gemabarajas ;-)

1

Cómo utilizar Instagram para agudizar la mirada fotográfica


De un tiempo a esta parte Instagram parecía esa Red relegada a compartir fotografías con el teléfono móvil y daba cierta sensación de engaño el hecho de subir imágenes realizadas con una cámara, digamoslo, más profesional.



Dos cosas han cambiado desde entonces. Primero que la tecnología respecto a los smartphone ha hecho posible que los teléfonos sean capaces de ofrecer una mejor calidad, junto con un mayor conocimiento de sus posibilidades, como Rodrigo Rivas nos hace ver en su libro sobre Fotografía Móvil editado por Anaya, y segundo que ya no haya ese prejuicio por el hecho de compartir fotografías realizadas con otros dispositivos.



Estas cuestiones han logrado también dos cosas, por un lado una mayor difusión de nuestras fotografías al nivel más inmediato que da el móvil respecto a otras redes como Flickr o Facebook, y también que tengamos acceso a una mayor calidad expositiva en Instagram.



Dicho todo ésto, me gustaría invitaros a utilizar Instagram como recurso para agudizar vuestra mirada fotográfica. Tenemos dos opciones, la de observar las fotografías de los demás y la que está enfocada a cómo enseñamos nuestro trabajo. 



Empezando por esto último, Instagram no nos da opción de álbum, no es un contenedor del modo de Flickr que nos permite catalogar por series nuestros trabajos, esto quiere decir que las imágenes aparecen aisladas de todo contexto y discurso. Si bien es verdad que cada fotógrafo o cada perfil, por ampliarlo, llena de imágenes similares su cuenta, por ejemplo un perfil gastronómico se centrará en imágenes sobre comida, o uno de viajes en estampas de ensueño, por lo general los fotógrafos que hacen un poco de todo se ven en la tesitura de mostrar un portfolio que está plagado de incongruencias discursivas.



En mi afán por no presentar imágenes aisladas, inspirándome en otras cuentas, decidí obligarme a empezar a subir series de tres fotografías. Esto no quiere decir que ahora tengan sentido por estar acompañadas, pero sí me ha permitido darme la oportunidad de pensar. La oportunidad de mirar entre mi portfolio imágenes que en tres instantes podían contar algo.



Y esta inquietud por querer contar, es la que hace que entre a Instagram con otras ganas e ilusión. La conexión entre esas imágenes puede estar regida por la proyección de tres instantes seriados, por cuestiones semejantes en color o en forma, por viajes concretos o por cualquier motivo que haga de pegamento para que todas casen en armonía. 



Como decía anteriormente, también podemos usar Instagram para observar otros perfiles, las cuentas de nuestros conocidos están bien, pero en la mayoría les hemos aceptado por compromiso y visualmente no nos aportarán nada excepto alimentar nuestro lado más cotilla, pero en esta Red tenemos la suerte de poder bucear entre aquellas imágenes que por similitudes a la hora de dar likes nos van conduciendo por un filtro que nos personaliza nuestros gustos y, que en la mayoría de los casos si afinamos bien, nos llevan por imágenes que son sumamente atractivas como fuente de inspiración.


Así que ya sabéis, usad Instagram no solo para compartir vuestras fotos sino también para observar y para daros esa oportunidad de pensar a través de proyectos que os aviven las ganas por usar esta Red. Porque un espacio como este, más allá de ser un lugar para el postureo, nos puede ayudar muchísimo a crecer, a ampliar mirada y a estar en contacto con el mundo virtual (real) que nos rodea.

Mi cuenta lamiradadegema.es
0

Participo en una mesa redonda el 12 de diciembre en Too Many Flash y sorteamos entradas

Como en la edición anterior, Too Many Flash ofrecerá no solo talleres y otras actividades como exposiciones o photowalks, sino que generará debate gracias a las mesas redondas que se celebrarán tanto el sábado día 12 de diciembre como el domingo día 13.

Todo ello bajo el ya muy instaurado Día del Orgullo Fotográfico, donde vuelvo a repetir en una mesa redonda, esta vez centrada en la democratización de la fotografía, junto a Rodrigo Rivas (Instagramers), Laura C. Vela (Comando Apache) y Victor de Vega (Zoom Edition).

Será el día 12 a las 13:30 y me encantará verte, por lo que desde Fotobloggers sorteamos dos entradas. Así que si no te lo quieres perder, entra en nuestra web y participa dejando un comentario y marcando la casilla de subscripción.

¡Nos vemos!
1

Sesión american style con Krono Daniel García Prim y Lorena Meister



El rollito cinematográfico que dan los coches abandonados y esa estética del country side americano siempre ha estado presente en mis referencias visuales. Hace unos días tuvimos el placer de poder realizar una sesión junto con el modelo Daniel García Prim y la acriz Lorena Meister, de la cual he seleccionado unas fotografías que quería tuviesen cabida también en este blog. Podéis verlas en mi Flick, en mi fanpage de Facebook o en Instagram, donde iré compartiendo algunas más.

0

Lo que sentimos los fotógrafos de boda

Como muchas veces, los textos que escribo cuando se trata de mirar al interior, surgen de conversaciones con amigos. El post de hoy surgió hablando con mi mejor amiga. Fue una noche, hace unos días, cuando comentando las bodas que ya tenía para 2016 y las peticiones que se estaban acumulando al coincidir con fechas ya contratadas, la conversación se fue encaminando hacia mis sentimientos dentro de esta profesión. 

Dentro de la fotografía de bodas existen varios tipos de fotógrafos, que no de estilos, aunque también y a veces suelen confluir. Están quienes se toman esta profesión como un trabajo más (aunque siempre espero sea extraordinario), donde lo que les importa es tener cubierto un número de bodas al año, que actúan bien su papel, y que no dudo sientan algún que otro gusanillo cada mañana de bodas. Podemos decir que es el fotógrafo de bodas de toda la vida. También el que siendo informático o ingeniero vio que en la fotografía de bodas era una forma digna de ganarse la vida. Aquel que va más hacia conseguir el fotón, que quizá su fotografía refleje puntos de vista más masculinos, más hacia el espectáculo.

Luego están quienes encaminan su fotografía de bodas hacia un tipo de novios concretos. Es decir, están al corriente del tipo de celebraciones que se realizan actualmente, las que están de moda por así decirlo, acuden a seminarios muy concretos y quieren que sus instantáneas reflejen a ese tipo de parejas cuya novia viste con coronitas de flores en la cabeza y los novios llevan pajarita. Ven la naturaleza como su fuente de inspiración y la madera y el hand made como motivos para rellenar los álbumes de hilos conductores. No buscan tanto ese fotón sino que todo lo que cuentan sea homogéneo, tenga un sentido. Aquí entrarían los nuevos fotógrafos de boda, muchos de ellos formados en escuelas de renombre bajo másteres en fotografía documental, más dados al postureo (no siempre ni en todos los casos) y con una fotografía que se antoja más íntima, más femenina.


Y, como en todas las profesiones, de esos dos tipos de fotógrafos surgirán matices, otras líneas de trabajo y otras formas de reconocerlos. Pero hay algo que tiene que ser común a todos. Y es ahí donde quiero expresar lo que siento como fotógrafa de bodas. La conversación con mi amiga me hizo reflexionar sobre algo que los fotógrafos de boda llevamos dentro.

Quien más quien menos se hace una serie de expectativas sobre cómo será la boda, sobre qué fotografía tiene en mente conociendo el lugar de la celebración o lo que tienen preparados los novios. Quien más quien menos se crea imágenes mentales en su cabeza. Las necesita para alimentar a las musas antes de tiempo, para que no les deje colgados justo en esos momentos. Porque no se trata de disparar sin más, se trata de elegir aquello que sea digno de ocupar un espacio en tu tarjeta de memoria, en tu negativo si trabajas en analógico.

Pero esa expectativa lleva a un punto de frustración. Nada se puede controlar en una boda, son los novios y sus actuaciones dentro de la celebración quienes dirigen por donde irán las fotografías, es ahí donde la expectativa finalmente se vuelve contra nosotros para recordarnos que la adrenalina del momento nos tiene que mantener en alerta. Es ese nervio por querer encontrar las fotografías lo que nos hace estar vivos, los que nos permite sentir cuando miramos a través del visor, apretamos y nos damos cuenta que tenemos una imagen que no habíamos imaginado. Imagen que no habíamos imaginado, bonita frase para reflejar lo que sentimos con cada trabajo. Porque todos son especiales, todos nos aportan imágenes felices. Todos nos hacen creer que la fotografía de bodas es mucho más que un trabajo cualquiera. Es algo extraordinario. Porque jugar con el recuerdo de esas parejas que han confiado en nosotros no está permitido. El recuerdo hay que conservarlo y para eso estamos todos los que amamos esta profesión.

Es esa fotografía que surge gracias a nuestra perseverancia, a nuestro instinto y a nuestro ojo formado la que hace esta profesión tan bonita. La que hace que todo esto que hacemos cobre sentido. La que nos hace no querer tirar la toalla y seguir creciendo. La que nos permite ser quien somos. La que nos hace únicos. Y la que hace único un reportaje de bodas. 

Con cariño para todos los fotógrafos de bodas. Y para todas las parejas que confían en nosotros.




1

ArtCity la app que te encuentra exposiciones, by Arte Informado

Normalmente cuando viajamos a una ciudad vamos con toda la información para saber qué visitar, pero a veces surgen tiempos muertos o visitas imprevistas, incluso también en nuestra propia ciudad, donde saber qué podemos visitar de forma rápida sería un recurso estupendo. 

Gracias a ArtCity de Arte Informado podemos consultar de forma sencilla qué exposiciones tenemos más cercanas por ubicación, consultar por ciudades y filtrar qué tipo de exposición atendiendo a la disciplina nos interesa más. La he probado y aún creo que podría alimentarse de más propuestas, espero que siga creciendo y se convierta en una app muy útil, al menos gracias a ella he conocido varias muestras de las que no había tenido noticias anteriormente. 

Os comparto varias capturas para que veais su modo sencillo de operar. Es muy intuitivo porque solo hay que marcar los filtros que queremos, os animo a probarla y a que me digáis qué os parece. 
2

Otoño, la estación para perderse entre las hojas secas


Otoño es esa estación donde el tren para cuando termina el verano haciendo que nuestro alma se tiña de ocres. Meses que vienen avisando del frío, pero cuyos rayos del sol crean colores maravillosos entre las ramas de los árboles. Aún quedan semanas para ver ese manto por el cual nuestras botas de agua pisan creyendo estar pisando colinas mullidas. Aún quedan días para que las chimeneas nos hagan ir persiguiendo su olor por las calles de los pueblos. Aún quedan minutos para que la bufanda y el gorrito tengan que acompañarnos en nuestras caminatas por el bosque. Pero las hojas ya empiezan a avisarnos y nosotros, por si acaso, nos echamos a la calle para buscarlas.

Os comparto algunas fotitos en Flickr y un artículo en Los viajes de Gema sobre el pueblo de La Hiruela. 


0

40 fotografías de boda para inspirarnos [desde Instagram]

Anoche, súper rendida después de cuatro días intensos de trabajo, me tumbé en la cama y me puse a ver fotografías de boda en Instagram. He aquí el resultado de algunas de las más interesantes que encontré. Os dejo la captura completa, así véis el autor y el número de likes (y el estado de mi batería, jajaja).

Muchos seguro que los tenéis en vuestros favoritos, otros serán nuevos, pero en general he querido recoger diferentes formas de expresión dentro de la nueva fotografía de bodas.



0

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com