Fotografías de autor

Fotografía social

Fotografía de producto

martes, 24 de febrero de 2015



Atrás quedó esa fotografía de bodas protocolaria y sin mucho lugar para la creatividad que se hacía hace varios años. Actualmente se está apostando por un tipo de imágenes mucho más frescas, más ligadas al reportaje, más espontáneas.

Obviamente para llegar a ese tipo de imágenes que actualmente tienen cabida en los libros de bodas, hemos de tener instinto, saber anticiparnos a los momentos claves, saber esperar, tener paciencia y ese ojo fotográfico innato que no todos los fotógrafos poseen.

Sal a la calle

Pero como todo, la práctica puede hacer que mejoremos en nuestros trabajos de boda. Si no tenemos bodas donde practicar porque estamos empezando, lo mejor es salir a la calle y convertirnos en los mejores reporteros de la street photography. Es decir, con ello, haremos que nuestro ojo se adecue a las escenas imprevistas, estaremos más atentos.

Mira el trabajo de otros fotógrafos

Lo de siempre, consumiendo mucho trabajo de otros compañeros podremos habituar también nuestra mirada. Hay fotógrafos que no quieren contaminarse con las ideas de otros, pero particularmente siempre me ha parecido la mejor manera de fijarnos y querer progresar en lo que nosotros hacemos. No se trata de copiar un estilo, sino de tener un catálogo que nos sea como referente para que se nos vayan ocurriendo más ideas.

Guarda esas imágenes de otros en carpetas

Es interesante tener varias carpetas de inspiración en nuestro ordenador. En ellas podemos ir metiendo todas esas escenas que de algún modo nos inspiran. A su vez es un buen recurso a la hora de preparar nuestras sesiones. Dependiendo del tipo de boda, así podremos ir a las diferentes situaciones. En este sentido UnionWep por ejemplo tiene un catálogo filtrado por temáticas de bodas. Bodas en el campo, bodas hipster, bodas en la playa... Es una opción estupenda para preparar un pequeño boceto y enseñarles a nuestros novios las ideas antes de la sesión.

Recrea escenas sin los novios

Otra cosa muy útil es estar siempre ojo avizor con lo que nos rodea. Si por ejemplo un domingo hacemos una excursión al bosque y ese bosque se nos antoja como escenario perfecto para unas fotos de boda, preboda o postboda, podemos hacer fotografías del lugar con la composición y la localización imaginaria de donde pondríamos a los novios. Con ello, no sólo nos sirve una vez más para practicar, sino también para enseñarlo a la propia pareja como localización para sus fotos.

En resumen

Utiliza todo lo que tengas a tu alrededor para crear tu propio estilo dentro de la fotografía de bodas. Cuantas veces un buen fotógrafo de paisajes o de fotoperiodismo después no es capaz de realizar personales trabajos de boda. Si un fotógrafo es bueno, lo debería ser en todos los campos. Sólo hay que amar lo que se hace en cualquiera de los géneros que se practican.

Apostar por las ideas de uno mismo y no apuntarse a modas pasajeras si en realidad no se ajusta a lo que de verdad sabemos transmitir. Porque una cosa es inspirarse en el trabajo de otros, y otra distinta apropiarse de un estilo que al final no nos deja ser nosotros mismos.


martes, 3 de febrero de 2015


El domingo pasado estuvimos en Fitur, allí nos esperaba un taller de fotografía de viajes. El primer fotógrafo en intervenir fue Tino Soriano, todos le conocéis, no necesita presentación. Comenzó diciendo que para hacer buenas fotografías no hace falta viajar a lugares exóticos. Yo lo digo siempre. Nos empeñamos en ver la belleza en lo que desconocemos, pero no nos fijamos en lo que tenemos a dos pasos de nuestra cama.

O ni tan siquiera dos pasos, en la misma cama. 

Y con ello volvemos al domingo, pero no a este pasado sino al anterior. Luz del medio día entrando por la ventana, inundando nuestros rostros. Corro al despacho, cojo la cámara, le cambio el objetivo a otro más luminoso, quiero jugar con lo etéreo, tomo el 50 mm 1.4, de paso me acerco al salón y agarro un gorro de pelo, de esos calentitos, los mismos que acompañan al vodka. Retrocedo, vuelvo al despacho, pienso en usar de atrezzo una cámara antigua comprada por 4 perras en un mercadillo de Alicante. Regreso a la habitación.

La luz sigue en su sitio. Ajusto el diafragma, calculo el tiempo. Comienza el sueño de una mañana de domingo...


Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *