jueves, 2 de agosto de 2012


Mi relación con la ciudad de Salamanca siempre ha sido especial. Un lugar que he visitado con diferentes personas y en diferentes momentos de mi vida. Un espacio que atrapa por su arquitectura, por su río, su puente romano cargado de historia, la Catedral y el astronauta y la famosa (aunque minúscula) rana que puede verse en la fachada de la Universidad. Sin olvidar la Casa Lis, ese pedacito de comienzos de siglo XX que nos traslada a una época de sueños envueltos en formas naturales y líneas art Decó. Ciudad castellano-leonesa, repleta de estudiantes en invierno, desértica durante el día pero con ambiente nocturno en verano. Ciudad de arte. Un lugar para volver siempre.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *