Navigation Menu

Lagos, Covadonga y Cangas de Onís, bellezas asturianas



El día siguiente a la Ruta del Cares también lo aprovechamos, esta vez para subir a los Lagos antes de poner rumbo a Madrid. Mi experiencia en ellos había sido en un día de niebla, pero esta vez pude verlos en todo su esplendor, con un cielo claro pintado de algunas nubes blancas.

Después visitamos La Santina en su cueva que estaba abierta y disfrutamos de los alrededores de la iglesia casi en soledad, y es que da gusto viajar entre semana y fuera de temporada.

Cerramos Asturias comiendo en Cangas de Onís, en un restaurante que conocía a pie del mítico Puente Romano, donde las fabes con almejas y el arroz con leche nos supieron a gloria bendita.








 
















0 comentarios:

Left Slider