Follow Me

A veces no hace falta viajar



By  Gema Sánchez Nájera     marzo 21, 2013    Etiquetas:,,,,,,, 




Después de haber visitado 23 países de la Unión Europea y la Costa Este de EEUU -lo conté porque descubrí hace poco un club cuyo acceso sólo está permitido a personas que han visitado más de 100 países, en el cual obviamente me queda mucho para poder ingresar- cuando de pronto me he visto limitada a viajar sólo por España, la morriña a hacer viajes más allá de nuestras fronteras a veces se hace insoportable.

Pero últimamente estoy descubriendo un Madrid diferente, me estoy dedicando más a disfrutarlo. El día de ayer fue una de esas jornadas en las que me detuve en los museos, en las tiendas, en las charlas con los amigos.

Y os lo cuento porque me apetece y porque sé que a muchos os gustará conocer sitios nuevos. Para empezar asistí a un desayuno de prensa en La Tabacalera donde se nos informó sobre el nuevo certamen por tercer año consecutivo de "Jugada a 3 bandas". Además, si visitáis La Tabacalera en estas fechas, aún estáis a tiempo de ver la exposición de José Manuel Ballester.

Después proseguí mi camino hacia Opera subiendo por la calle Embajadores. Núcleo central de Lavapiés. Toda una experiencia de lo que es sentir la vida de barrio, de barrio castizo mezclado con la diversidad cultural. Hacía un día precioso regado de sol, por lo que era como estar de viaje en una ciudad extranjera, viviéndolo, queriendo descubrir.

Terraza de Gourmet Experiencia, Corte Inglés de Callao

En la plaza de la Encarnación me detuve en la tienda de menaje Alambique. Especializada en cursos de cocina y con gran cantidad de utensilios, aproveché para comprar unos platos de pizarra que me ayudarán a montar mejor los platos que hasta el momento presento en mi grupo de facebook.

Continué después por la calle Arenal en la búsqueda de un puntero para mi iPad. Entré en una de esas galerías de decomisos la cual es un microcosmos en sí misma. Una rareza a estas alturas que sigue combatiendo el paso del tiempo. Recuerdo que fue ahí donde hace años adquirí mi Panasonic Lumix.

Y seguí mi camino, buscando un baño me metí en el Corte Inglés de Callao, siendo grande mi sorpresa al encontrar el espacio Gourmet Experience, del cual no tenía constancia que ya estuviese abierto al público. Con varios stands para picotear y saborear creaciones de nueva cocina, la terraza con vistas es una experiencia que no podéis perderos.

Por el camino, descubrí también el espacio La central que mezcla esa idea del Vips de tienda de objetos curiosos y libros con restaurante. Distribuida en un patio interior, es un lugar agradable donde comer algo o tomar un café. Después hacia Plaza España me pasé por la tienda de National Geographic donde descubrí a un fotógrafo del cual pronto os daré más detalles.

Obra de Jesús Soto en La invención concreta, Museo Reina Sofía

La comida del día fue lo menos castiza, la jornada estaba siendo como si me encontrase en Nueva York y parase en Chinatown para comer. Así lo hice en un restaurante entre Plaza España y el Conde Duque, por situarlo de alguna manera. Con un menú barato pero contundente, me sirvió de apaño en estos tiempos de política de ahorro.

Comida y cafelito con amigas que siguió con paseo monumental desde esa zona hasta Atocha. Paseando por todo el centro y bajando por Huertas. En La Dominotería nos esperaba Rodrigo Rivas para presentar su exposición a algunos de los miembros del Club Fotografía Madrid.

Con las mismas di vuelta atrás y me reuní con los de Blank Paper en una visita guiada a la exposición La invención concreta en el Reina Sofía. Me volví a reunir después con mis colegas del CFM y terminé el día tomando una caña en un bar de esos cuyo nombre no se olvida: Chiqui Bar.

Por eso, lo que os digo, a veces no hace falta viajar, nuestra ciudad nos da tantos lugares y tantos planes por hacer que cada día hace que sea especial. La foto que ilustra este post es simplemente uno de esos detalles que uno se encuentra por la calle cuando va observando. Sin más.

About Gema Sánchez Nájera

Fotógrafa en todo su esplendor de la palabra, escritora en cada una de sus palabras.

2 comentarios:

  1. A veces es bueno hacer el guiri en nuestras ciudades. Sólo así llegas a comprender por qué la gente nos visita y les gusta.

    ResponderEliminar


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Todas las novedades

Translate