Navigation Menu

Reflejos en tardes de verano

Cuando llego a Almodóvar la vida contemplativa me arrastra, ahora son casi las 4 pero aquí sigo, esta foto la tomé hace un par de días sobre las 3, el sueño de la siesta me atrapaba. Termino de comer y mis ojos se cierran, la cama me llama. Me veo reflejada en el espejo del armario, en absoluto silencio, no hay alma que se atreva a pasear por la calle, el calor es demasiado sofocante, demasiado opresor. Y allí nos encontramos, la cama, el armario y yo. Orfeo grita mi nombre mientras aprieto el gatillo. -¡Espérame!- digo mientras mi mirada se cierra.

3 comentarios:

  1. Que tarde muy poquito tiempo en volver a abrirse esa mirada...

    ResponderEliminar
  2. Me gusta ese punto de visto muy... a ras!

    ResponderEliminar
  3. Mi mirada ya se ha abierto :-) gracias, J!!

    Gracias, Óscar!

    ResponderEliminar

Left Slider