Navigation Menu

FREEDOM



Claudia despertó una mañana un tanto confusa, miró a su alredor y no encontró ningún resto de la noche anterior. En calma, se acercó a la ventana y posó sus ojos en el horizonte. No vio nada. Cerró los ojos, respiró hondo. El olor a tierra mojada inundó su cuerpo. Se sentía libre. De pronto se vio descalza en medio del bosque, el mismo al que solía acudir de pequeña. Nadie a su alrededor, ningún ruido, sólo los patos en el lago interrumpían la calma. Recordó las viejas vías del tren, la hierba las había cubierto con el paso del tiempo, pero ahí seguían, esperando el vagón cargado de ilusiones y sueños que nunca se cumplieron. Claudia no quiso abrir los ojos. Siguió caminando, soñando, perdiendose entre senderos desiertos y, dejándose atrapar por las luces del atarceder, decidió quedarse a vivir en aquel refugio de libertad para siempre.


Click AQUÍ FREEDOM en Flickr

0 comentarios:

Left Slider