Navigation Menu

07:45 suena el despertador, lo retraso un día más hasta las 8:00


La vida se vuelve rutina cuando dejas la ilusión guardada bajo llave en un baúl oxidado. No hay proyectos, no hay gusanillos recorriendo tu estómago en busca de nuevas sensaciones. Intentas inventar fotos, inventar poemas, inventar caminos para recorrerlos descalzo. Fuerzas la situación engañando a tu mente. Finalmente te ves atrapado en un bucle. Las mismas fotos, los mismos poemas, los mismos caminos. Empeñado buscas otras distracciones. No estás dispuesto a que el bucle te devore. Te crees muy listo. Dices que puedes con todo. Pero todo es nada cuando la vida te abandona a tu suerte. ¿Cómo abofetear a la rutina con un aire fresco de libertad? Salir de las baldosas marcadas por tus obligaciones. Volver a coger las riendas del caballo que galopa a su antojo. Saber decir no a tiempo. Volver a ser quien se era. Renacer cada día en un lugar distinto. Olvidarse todo. Acordarse de nada. VIVIR.

2 comentarios:

  1. Hay que vivir la vida con intensidad y realizar los sueños que uno tiene, la vida es corta. Pasan los años sin darte cuenta de las cosas importantes que dejaste sin realizar y piensas porque?. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, Carmen. Gracias por pasarte por mi pequeño rincón.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Left Slider