miércoles, 9 de febrero de 2011


En apenas tres días estaré llegando a Verona, tras Venecia, me esperan de nuevo las ruinas de un imperio que murió hace siglos. Hace unas semanas estuve en Trier, ciudad alemana pero cerca de la frontera con Luxemburgo. También había ruinas, de lo mejor conservado de los Alpes hacia arriba. Parece mentira encontrarse de noche en frente de las termas, cerrar los ojos y sentir que se está paseando por la ciudad eterna. Aquí y allá. Allá y aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Popular Posts

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *